En busca de la sostenibilidad

Nuestra preocupación por la ecología y sostenibilidad no es nueva, llevamos practicando labores beneficiosas con el medio ambiente desde hace muchos años, pero no fue hasta 2020 cuando conseguimos el certificado oficial de agricultura ecológica.

La naturaleza es muy agradecida con las labores ecológicas notándose pronto el efecto que causan, no hay más que darse un paseo por la finca y ser un poco curioso para apreciar la gran cantidad de vida que hay: todo tipo de artrópodos como la mariposa monarca, lagartos, perenquenes, cernícalos, busardo ratonero, perdices, pájaros de todo tipo como el canario, gorrión y alpispa, y animales nocturnos como erizos de tierra, lechuza, búho chico y pardela entre otros.

No puedo dejar de mencionar que, gracias a la práctica de una agricultura respetuosa con el medio, la cantidad de microorganismos y artrópodos aumenta exponencialmente aportando estos unas condiciones ideales al suelo y por consiguiente a la agricultura ecológica.

Con el fin de reducir nuestra huella de carbono y ser más sostenibles, hacemos uso de energías renovables tales como:

Placas solares que nos ayudan a calentar el agua sanitaria y de la piscina

Una bomba de calor para calentar el agua de la piscina además de una manta térmica con la que la cubrimos en por las noches y en invierno para no perder calor. (la bomba de calor se considera energía renovable pues la energía producida es superior a la consumida)

A su vez intentamos disminuir el uso de químicos, utilizando dos mecanismos:

Aparato productor de agua ozonificada con un gran poder desengrasante y desinfectante que nos permite ahorrarnos todo el jabón de la lavadora, jabón limpiasuelos y limpiacristales, etc., utilizando solo agua.

Aparato de gas ozono para desinfectar los apartamentos antes de la entrada de nuevos clientes, minimizando el uso de químicos.

Próximamente Instalaremos un aparato filtrador de agua para que nuestros huéspedes puedan coger el agua que necesiten y así evitar comprar botellas de plástico.

Entre finales de 2022 y 2023 instalaremos paneles solares fotovoltaicos para producir nuestra propia electricidad reduciendo así en gran proporción nuestra huella de carbono